Milhojas de fantasía

Fácil 25 minutos 10
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Las milhojas de fantasía que os proponemos en esta ocasión son un postre delicioso y muy llamativo que resulta perfecto para mimar a los nuestros de vez en cuando o para sorprender a nuestros amigos y familiares cuando tengamos reuniones o comidas en casa. Su elaboración es bastante sencilla aunque, a priori, pueda parecer lo contrario. Además, podemos hacer pequeñas variantes como poner una capa de crema y una de nata, en vez de solo crema y rematar la decoración final cubriendo con chocolate fundido o con azúcar glass, todo depende del gusto de cada uno y de lo que nos venga a la imaginación.

Ingredientes

  • 1 lámina masa de hojaldre (de unos 30×40 cm aprox.)
  • 1 litro crema pastelera
  • Para la cobertura líquida
  • 300 gramos azúcar glass
  • 50 mililitros agua
  • 2 cucharaditas sirope de maíz
  • 1 cucharadita esencia de vainilla
  • Unas gotas colorante alimentario líquido (en este caso usamos el rosa, pero podéis elegir el que más os guste)

Preparación de la crema pastelera

Empezaremos por preparar una crema pastelera. Podéis ver la receta paso a paso siguiendo el enlace que os dejo en estas líneas. Una vez lista y después de que enfríe, la metemos en la nevera.

Preparación del hojaldre

  1. El hojaldre podéis prepararlo en casa o comprarlo ya hecho. Os dejo el enlace para que veáis la receta del hojaldre casero.
    Una vez que tengamos el hojaldre a punto para usar, lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 220ºC y preparar una bandeja para horno que cubriremos con papel vegetal.
  2. Espolvoreamos una pizca de azúcar glass sobre una superficie de trabajo bien limpia y seca y extendemos la masa de hojaldre. Luego la cortamos en tiras de unos 10 cm de ancho más o menos.
  3. Pasamos las tiras a la bandeja que hemos preparado, las pinchamos varias veces con un tenedor para que no se formen bolsas de aire, las cubrimos con otra capa de papel vegetal y colocamos encima otra bandeja que debe quedar apoyada directamente sobre las tiras de hojaldre. Esto es necesario para que el hojaldre se hornee sin espacio para subir y nos quede bien plano, de lo contrario, hinchará y será muy complicado o casi imposible montar las milhojas.
  4. Horneamos el hojaldre de 15 a 18 minutos y comprobamos si está doradito, si no está aun, lo dejamos un par de minutos más. Cuando esté en su punto, lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla para que no se humedezca.
  5. Una vez frío, usamos un cuchillo de sierra para cortar con mucho cuidado tiras de 5 cm de ancho aproximadamente, teniendo en cuenta que usaremos tres trozos para cada pastelito que montemos. Los trozos finales deben medir más o menos 10×5 cm, aunque podéis hacerlos más pequeños si queréis, lo importante es que todos los trozos sean del mismo tamaño.

Montaje de las milhojas

Cogemos un trozo de hojaldre y lo cubrimos con una capa de más o menos 1 cm de crema ayudándonos de una manga pastelera o una espátula. Ponemos encima otro trozo de hojaldre y ponemos una segunda capa de crema. Tapamos con un tercer trozo de hojaldre y presionamos un poco, pero con mucho cuidado, para que la crema se distribuya bien y se asienten las capas de hojaldre. Si sale un poco de crema por los lados la retiramos con una espátula o un cuchillo.

Preparación de la cobertura de fantasía

Hacer esta vistosa cobertura líquida, que solidificará un poco una vez que enfríe, es muy sencillo. Calentamos el azúcar glass con el agua y el sirope de maíz en una sartén a fuego lento hasta que el azúcar se diluya del todo, pero sin dejar que llegue a hervir.
Retiramos del fuego, añadimos la esencia de vainilla, unas gotas del colorante alimentario elegido (rosa en este caso) y removemos un poco. Lo ideal es utilizarlo para cubrir las milhojas mientras aún esté templado (no caliente del todo), si se enfría y se solidifica antes de tiempo, solo tenemos que añadir unas gotas de agua y volver a calentarlo a fuego bajo.

Decoración final

Cubrimos la superficie de las milhojas con una capa fina de la cobertura líquida y la dejamos secar un poco, volvemos a poner otra capa de cobertura y repetimos la operación de 4 a 5 veces hasta que consigamos que la cobertura final tenga aproximadamente unos 5 mm de espesor.

Notas de la receta

Si queréis podéis hacer estas milhojas de fantasía combinando una capa de crema pastelera y otra de nata. También podéis sustituir la cobertura líquida por azúcar glass o por chocolate fundido, os quedarán unas milhojas igualmente deliciosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *