Estofado de cordero con patatas

Fácil 94 minutos 4
Estofado de cordero con patatas
Media de votos

El cordero es una carne estupenda con un sabor inigualable y una textura muy agradable que nos aporta gran cantidad de energía y nutrientes básicos. Hoy os enseñaremos a preparar un suculento estofado de cordero con patatas que sin duda es un plato contundente y reconfortante, perfecto para consumir durante los fríos días de invierno.

La carne de cordero es un alimento destacable debido a su gran aporte de proteínas de alto valor biológico y a que contiene casi todos los aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita para su correcto desarrollo y buen funcionamiento. Además es especialmente rico en minerales como el zinc, el hierro, el selenio, el fósforo y en vitaminas E y del grupo B entre las que destacan la vitamina B12 y la B6.

Los beneficios de esta carne son muchos, pero también hay que tener en cuenta que, como todas las carnes rojas, presenta niveles relativamente elevados de grasas y aporta bastantes calorías (30 gramos de grasa y 348 kilocalorías por cada 100 gramos de carne), por lo que no es del todo recomendable para personas con sobrepeso o para quienes sufran de alguna dolencia relacionada con el corazón o el colesterol alto.

Ingredientes

  • 2 piernas cordero recental (de 1,5 kg de peso c/u aprox.)
  • 800 gramos patatas
  • 1 cebolla grande
  • 2 zanahorias grandes
  • 6 dientes ajo
  • 1/2 taza aceite de oliva virgen extra
  • 2 tomates grandes y bien maduros
  • 1 taza guisantes congelados
  • 1 taza vino blanco
  • 2 hojas laurel
  • Al gusto tomillo
  • Al gusto romero
  • Al gusto sal
  • Al gusto pimienta negra molida

Instrucciones

  1. Para hacer este estofado troceamos las piernas de cordero y las dejamos marinar durante media hora en una mezcla que prepararemos con un chorrito de vino blanco, aceite de oliva, romero, tomillo, sal y pimienta.
  2. Pasado este tiempo, ponemos a calentar un buen chorro de aceite de oliva en una cazuela grande (si es de barro, mucho mejor) y doramos los trozos de cordero por todas sus caras (reservamos el líquido del marinado que nos sobre). Luego los retiramos de la cazuela y reservamos.
  3. En la misma cazuela, añadimos el resto del aceite de oliva y sofreímos a fuego medio/bajo la cebolla cortada en cubos pequeños y los ajos en cuatro partes hasta que estén bien pochaditos.
  4. Incorporamos los tomates pelados, sin semillas y cortados en cubos pequeños. Rehogamos durante unos minutos y añadimos las hojas de laurel, reincorporamos la carne y aprovechamos el líquido que nos haya sobrado del macerado. Removemos bien y dejamos cocer un par de minutos para que se mezclen bien todos los sabores.
  5. Luego echamos el vino blanco y agua suficiente para cubrir un poco más de la mitad de la carne. Tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego medio/bajo durante unos 30 minutos removiendo ocasionalmente.
  6. Mientras se hace el cordero, pelamos las patatas y las cortamos en trozos medianos. Una vez pasados los primeros 30 minutos de cocción de la carne, las incorporamos a la cazuela junto con los guisantes y removemos el conjunto. Si fuera necesario, añadiremos un poco más de agua para que las patatas se cuezan bien. Lo dejamos cocer nuevamente a fuego medio/bajo, pero esta vez destapado, unos 10 minutos.
  7. Luego añadimos las zanahorias peladas y cortadas en rodajas. Dejamos cocer otros 10 minutos, comprobamos el punto de sal y pimienta y después lo retiramos del fuego.

Notas de la receta

Es recomendable dejar que este estofado de cordero con patatas repose entre 5 y 10 minutos antes de servirlo a nuestros comensales.

Leave a Reply