Jamón asado al horno

Fácil 600 minutos 4
Jamón asado al horno
Media de votos

El jamón asado al horno es una preparación muy típica de bares, cafeterías y bocaterías de toda España. Normalmente se sirve acompañado por una salsa que resulta de la propia cocción y que en ocasiones se pasa con la batidora para hacerla más espesa. El caso es que muchas veces el jamón está bien hecho pero un tanto soso, esto se debe a que al prepararlo no se han utilizado suficientes especias o, más importante aún, no se lo ha dejado macerar previamente el tiempo suficiente para que se impregne bien con los sabores de las especias añadidas, cosa que se debería hacer siempre que se hagan piezas grandes de carne, ya sea asadas al horno o a la cazuela.

Por esta razón hemos querido compartir con todos vosotros esta receta y así daros la oportunidad de que podáis disfrutar de un buen jamón asado casero. Sabemos que conseguir que la carne esté hecha en su punto exacto, que tenga un sabor exquisito y que se mantenga jugosa puede ser un poco complicado si no se tiene claro como hacerlo, pero os aseguramos que siguiendo nuestras recomendaciones obtendréis el mejor resultado posible. Así que no tengáis miedo de atreveros con esta receta, ya que en realidad no es tan complicado como uno se imagina.

Ingredientes

  • 1 pieza jamón de cerdo de 1 kg aprox.
  • 1 cebolla grande
  • 2 zanahorias
  • 4 dientes ajo
  • 1 vaso vino blanco (tambien se puede usar vino tinto)
  • 1/2 vaso coñac
  • 1/2 vaso aceite de oliva
  • 1/2 vaso agua
  • 1 cucharada tomillo deshidratado
  • 1 cucharada romero deshidratado
  • 2 cucharadas pimentón dulce en polvo
  • 2 hojas laurel
  • 2 guindillas
  • 2 cucharadas sal gorda
  • 2 cucharaditas pimienta negra molida

Instrucciones

  1. Cortamos la cebolla y las zanahorias un poco gruesas y las ponemos en una bandeja apta para el horno junto con todos los líquidos.
  2. Cortamos los dientes de ajo en cuartos y los machacamos en un mortero junto con la sal. Luego añadimos dos cucharadas de aceite de oliva, otras dos de vino, el tomillo, el romero, el pimentón dulce, la pimienta y mezclamos hasta obtener una especie de pasta con la que adobaremos el jamón por toda su superficie. Lo colocamos en la bandeja con los líquidos y lo dejamos macerar hasta el día siguiente (mínimo 10 horas), dándole la vuelta una vez para que se impregne bien por todos lados.
  3. Pasado el tiempo de macerado, metemos la bandeja al horno en la rejilla más baja y a fuego lento (120ºC) durante hora y media aproximadamente (si la pieza pesa más de 1 kg. sumamos 20 minutos más por cada 1/2 kg. extra). Le damos la vuelta a mitad de cocción y vamos regando con el líquido para que no se seque. Si queremos que la piel adquiera textura y color tostado, encenderemos el grill del horno los últimos 15-20 minutos y le daremos la vuelta nuevamente para que coja color por ambos lados.
  4. Para saber si el jamón está listo, lo pinchamos con un cuchillo y observamos el líquido que sale del interior, si es claro, estará listo, si es color rosa lo dejaremos en el horno otros 15 o 20 minutos y volvemos a comprobar pinchando en un sitio distinto.

Notas de la receta

El jamón se puede comer tal cual, acompañándolo con el líquido que nos ha quedado y las verduritas. Pero si preferís, podéis pasar por la batidora el líquido junto con las verduras para hacer una salsa más espesa y fina. Recordad que la carne es mejor cortarla cuando esté templada.

Leave a Reply