Gambas rebozadas con salsa de mango

Fácil 30 minutos 4
Gambas rebozadas con salsa de mango
Media de votos

La receta que vamos a elaborar hoy es una preparación deliciosa y sencilla que además nos ofrece la oportunidad de probar las tan apreciadas gambas de una forma a la que no estamos acostumbrados. Estas gambas van rebozadas en una tempura al más puro estilo asiático coronada con coco rallado y acompañadas de una exquisita salsa de mango que les da el toque final y las convierte en un maravilloso e irresistible manjar. Anímate tú también a probar estas gambas rebozadas con salsa de mango y déjate seducir por los mágicos sabores de oriente.

Ingredientes

Para las gambas rebozadas

  • 1 huevo
  • 3/4 taza harina
  • 2/3 taza cerveza
  • 1 y 1/2 cucharaditas polvo para hornear (Polvo Royal)
  • 1 taza coco rallado
  • 30 gambas
  • Lo necesario aceite de oliva o girasol (para freír)

Para la salsa de mango

  • 1 mango grande y maduro
  • el zumo de un limón
  • 1/2 vaso zumo de piña
  • 1 cucharada salsa de soja
  • 2 cucharadas rasas azúcar
  • Al gusto sal
  • Al gusto pimienta blanca o negra molida

Instrucciones

Preparación de la salsa de mango

  1. Para preparar la salsa, pelamos el mango, cortamos su carne en trozos pequeños y la ponemos en el vaso de la batidora junto con el zumo de limón, el zumo de piña, la salsa de soja, el azúcar, una pizca de sal y un poco pimienta. Trituramos bien hasta que nos quede una salsa homogénea, comprobamos el gusto y el espesor. La vertemos en una salsera y reservamos a temperatura ambiente.

Preparación de las gambas rebozadas

  1. Pelamos las gambas dejando la cola intacta para que al servirlas tengan una mejor presencia y podamos sujetarlas mejor en el momento de mojarlas en la deliciosa salsa de mango.
  2. En un cuenco mezclamos el huevo, 1/2 taza de harina, la cerveza y el polvo para hornear. En un plato aparte ponemos el resto de la harina (1/4 de taza). Y finalmente en otro plato ponemos el coco rallado.
  3. Sujetando cada gamba por la cola, la pasamos primero por harina, luego por la mezcla de huevo, eliminamos el exceso y finalmente la pasamos por el coco rallado procurando que quede bien cubierta.
  4. Colocamos las gambas en una bandeja o fuente cubierta con papel de aluminio dejando una separación entre ellas para que no se estropee el rebozado y las dejamos reposar en la nevera durante al menos media hora.
  5. En una sartén con aceite bien caliente, doramos las gambas por tandas para evitar que se nos enfríe el aceite y se nos peguen las gambas entre sí. Una vez doraditas, las retiramos y las dejamos escurrir el exceso de aceite sobre un plato con papel absorbente.

Notas de la receta

Servimos nuestras deliciosas gambas rebozadas una vez templadas y las acompañamos de la salsa de mango.

Si no te gusta el coco, o si no estás seguro de que a todos tus comensales les vaya a gustar, puedes hacer todo el procedimiento del rebozado pero omitiendo el coco y saltándote el tiempo de refrigerado previo a la cocción. El resultado será algo distinto, pero igualmente delicioso, ya que tendrás unas gambas en tempura al estilo asiático que junto con la original salsa de mango seguirán teniendo un estupendo sabor y una textura excepcional.

Leave a Reply