Cóctel Molotov (cóctel por capas)

Fácil 10 minutos 1
Cóctel Molotov (cóctel por capas)
Media de votos

El cóctel molotov es un riquísimo cóctel por capas muy atractivo tanto para la vista como para el paladar y que además sale muy bien de precio, así que daréis a vuestros invitados una mezcla excelente y divertida por muy poco dinero.

Recomendamos hacerlo en una copa alta, más que nada para que se vean bien todas las capas que componen este genial y colorido cóctel y para que los afortunados que tengan la oportunidad de degustarlo puedan saborear cada una de ellas con facilidad.

Para beberlo se puede usar la pajita a diferentes alturas e ir saboreando cada una de las capas por separado: la azul, dulce sin ser empalagosa; la naranja, un destornillador que aporta frescura y la roja, un maravilloso ron afrutado. Otra forma de saborearlo es absorber de la pajita mientas se va moviendo arriba y abajo a través de todas las capas, con lo que los distintos sabores se irán mezclando en la boca.

Nunca mezcléis las capas ¡seria un sacrilegio! y estaríais condenados al purgatorio de los barmans.

Ingredientes

  • 30 mililitros Curaçao azul
  • 30 mililitros azúcar líquido
  • 30 mililitros vodka
  • 30 mililitros zumo de naranja (preferiblemente del envasado)
  • 30 mililitros ron blanco
  • 2 o 3 fresas
  • Lo necesario hielo picado (tipo cobbler)

Primera capa

  1. Antes de nada, vamos a preparar el azúcar líquido, que no es más que una mezcla de agua y azúcar a partes iguales que tendremos que remover hasta que este último se disuelva del todo.
  2. Para obtener la primera capa del cóctel, vertemos el Curaçao azul, el azúcar líquido y removemos un poco (deberíamos haber llenado algo menos de la tercera parte de la copa más o menos). Luego añadimos hielo hasta la mitad del vaso, es decir, que tiene que sobresalir por encima de la primera capa de líquido.

Segunda capa

  1. Preparamos en un vaso aparte el clásico cóctel destornillador. Para ello mezclamos el vodka y el zumo de naranja, el cual os recomendamos que sea envasado, ya que suele ser más espeso que el natural, y así conseguiremos una textura más densa para que las diferentes capas del cóctel no se mezclen entre si.
  2. Para añadir el destornillador a la copa, lo haremos muy lentamente y con ayuda de una cuchara, la cual amortiguará la caída del líquido y evitará que se mezclen los distintos ingredientes para que podamos distinguir las capas. Luego rellenamos con hielo hasta arriba de la copa.

Tercera capa

  1. Para la tercera y última capa, cortamos dos fresas en trozos y las machacamos muy bien en un mortero hasta obtener una especie de puré, luego añadimos el ron y colamos la mezcla para separar las partículas sólidas que hayan quedado (no es obligatorio, si os gusta la pulpa de fresa podéis saltaros este paso). Finalmente añadimos esta mezcla a la copa utilizando el mismo procedimiento de la cuchara que utilizamos anteriormente.
  2. Otra posibilidad es la de poner las fresas con una o dos cucharadas de agua en una licuadora o batidora, pero esto solo es posible si vamos a preparar varias copas de este cóctel, ya que estos aparatos necesitan una cantidad mínima de contenido para funcionar correctamente.

Notas de la receta

Este cóctel ya es vistoso de por sí, pero si queréis podéis decorarlo con una fresa entera encima o hacerle un pequeño corte y colocarla en el borde de la copa. Rematar con unas imprescindibles pajitas tipo cóctel, que son un poco más anchas que las habituales y listo.

Leave a Reply