Crema de almendras casera

Fácil 19 minutos 1
Crema de almendras casera
Media de votos

La crema de almendras se comercializa envasada o se incluye en la preparación de productos elaborados desde hace ya muchos años, aunque últimamente se ha puesto muy de moda gracias a la popularidad de los cup cakes, en los que se utiliza frecuentemente. La verdad es que en mi casa se consume esta crema con regularidad, ya que hay a quien le gusta untarla en tostadas o directamente comerla a cucharadas…

Pues bien, he comprado crema de almendras envasada un par de veces, pero no me convence del todo el sabor que tienen y además está el tema del precio, que no suele ser bajo. Así que, un día decidí hacerla yo misma en casa y el resultado fue espectacular: una crema que tiene exactamente la textura que me gusta para usarla en pastelería y un sabor increíble, nada que ver con las que he comprado ya hechas.

Anímate tu también a preparar esta riquísima crema de almendras que te servirá para realizar multitud de postres, para untar o incluso para hacer deliciosos batidos. Sin duda es una buena opción para dar ese toque especial a tus preparaciones dulces o para preparar recetas que combinen sabores dulces y salados.

Para preparar esta crema de almendras es muy importante que vuestra trituradora de alimentos sea potente y preferiblemente de tamaño grande, ya que si no tiene la suficiente potencia, las almendras os quedarán trituradas pero nunca llegarán a soltar sus aceites naturales, que son los que finalmente hacen que se forme la crema.

Ingredientes

  • 1 taza almendras crudas
  • 1 pizca sal

Instrucciones

  1. Antes de nada, precalentamos el horno a 175°C. Colocamos las almendras extendidas sobre una bandeja para hornear y las llevamos al horno a una altura intermedia durante unos 7-10 minutos o hasta que veamos que empiezan a coger un poco de color, pero sin llegar a tostarse demasiado. Una vez tostadas, las dejamos enfriar del todo.
  2. Ponemos las almendras en la trituradora de alimentos y la ponemos en marcha. Primero veréis que las almendras se van partiendo en trocitos y luego, según se van triturando más, se pegan en las paredes del envase, así que tenéis que parar de triturar y con una espátula de madera o con una cuchara bajarlas hacia el fondo.
  3. Repetir esta operación de triturar y mezclar con la espátula las veces que sean necesarias para que se tritute todo de manera uniforme (yo lo hice unas 7-8 veces), se tardan unos 8 minutos. Tenéis que estar pendientes de que la trituradora no se os caliente demasiado, tener en cuenta que están hechas para usos más bien cortos, así qe si se calienta de más parar un poco y esperar a que enfríe, esto no afectará a la preparación.
  4. Luego de que llevéis un rato triturando, las almendras al fin empezarán a soltar sus preciados aceites naturales y la mezcla comenzará a tener algo de textura cremosa, entonces agregamos una pizquita de sal para resaltar el sabor de las almendras. Si llegados a este punto la mezcla aún se ve granulosa, seguir triturando hasta que tenga una consistencia lo más homogénea posible.

Notas de la receta

Podéis modificar un poco el sabor de esta crema añadiendo un poco de esencia de vainilla o miel, que le darán un gusto distinto o cambiar su textura agregando un poco de aceite de coco, lo que la hará más cremosa.

Si la queréis conservar, guardarla en un recipiente hermético en la nevera, aguanta entre 2 y 3 semanas.

 

Leave a Reply